Universidades deben apoyar para rehabilitación en penales: Obispo Saltillo Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Universidades deben apoyar para rehabilitación en penales: Obispo Saltillo

Monseñor Raúl Vera López señaló la importancia de que prevalezca un trato digno hacia los internos para su reinserción social.

Para lograr una rehabilitación y verdadera reinserción social de los internos de los Centros Penitenciarios, las Universidades deben entrar a estos lugares a ofrecer preparación a los presos, consideró el Obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera López.

Previo a su visita a los Centros Penitenciarios Femenil y Varonil en la capital del estado, Monseñor expuso que en esta temporada siempre ha tratado de llevar un mensaje de esperanza, sin embargo comentó que es necesario brindar verdaderos espacios para la reinserción de los ex presidiarios, inquietud que ya fue expresada al Gobernador del Estado.

“Trato de reafirmar la conciencia de su dignidad, el hecho de que estén privados de su libertad y que tengan disminuidos sus derechos ciudadanos no les quita dignidad y tienen que ser tratados con dignidad”, dijo, recordando que los mexicanos sostenemos estos lugares de readaptación social con nuestros impuestos, por lo que dicha readaptación comienza desde la sociedad.

Expuso que las personas recluidas en los centros penitenciarios ya son excluidas de la sociedad, por lo que siempre ha tenido interés en visitar los penales para darles la conciencia de que tienen dignidad humana y que existe la obligación del resto de los sectores de seguirla respetando.

Espera recuperar actividad en Centros Penitenciarios

Uno de los temas que el Obispo de la Diócesis de Saltillo abordó con el Gobernador del Estado, Miguel Ángel Riquelme Solís, en la reunión que sostuvo los primeros días de diciembre, fue el permitir a la iglesia ingresar para brindar ayuda espiritual a los internos.

Vera López recordó que en los últimos meses de la anterior administración se le prohibió la visita a los internos en las áreas “de castigo” o de mayor seguridad, además de que en sus visitas siempre estuvo acompañado de custodios, quienes no permitían ni saludar a los reclusos.

Asimismo, recordó que en los últimos dos años se implementaron restricciones al interior de los penales, que calificó como inhumanas hacia los presos, de las cuales no se le dio razón o motivo.

Atribuyó estas acciones como medidas para evitar que los internos le expresaran los malos tratos o lo que ocurría al interior del penal; comentando que se extendieron hasta el capellán, pues también se le impidió el acceso.

“También le expresé (al gobernador) que queríamos que la Universidad entre a los penales”, subrayó, “para que los penales verdaderamente sean Centros de restablecimiento para que cuando salgan tengan un espacio donde trabajar y que no reincidan, esta es la desgracia, la manera de cómo las cartas de antecedentes penales que permanecen en los archivos que les cierran las puertas, como los están readaptando y luego los tratan como los tratan”, concluyó.