Entre covid-19 y cancelación de contratos, industria textil en La Laguna ve difícil recuperación Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Entre covid-19 y cancelación de contratos, industria textil en La Laguna ve difícil recuperación

Son muchas las empresas que han reducido sus operaciones y otras que habrán de cerrar debido a la falta de contratos de manufactura.

La Laguna.- El presidente del Obras y Servicios del Parque Industrial de Gómez Palacio, Osvaldo Juárez Hernández sostuvo que el panorama para muchas pequeñas y medianas empresas, sobre todo de la industria textil, es incierto cuando a la vuelta de dos años han reducido su plantilla laboral hasta en un 30 por ciento debido a la cancelación de contratos con sus clientes de Estados Unidos.

El empresario manifestó que la expectativa de una pronta recuperación económica se ve lejana frente a los estragos que ha dejado la pandemia del covid-19 y por otro al escenario de incertidumbre financiera que ha propiciado el actual gobierno federal, ya que desde hace dos años que la tendencia en el sector de la manufactura de la industria textil ha ido a la baja.

Dijo que de acuerdo al reciente padrón levantado en el Parque Industrial de Gómez Palacio, son muchas las empresas que han reducido sus operaciones y otras que habrán de cerrar debido a la falta de contratos de manufactura, pues sus clientes principales han dejado de hacer pedidos al encontrar mejores perspectivas en otras regiones del continente.

Uno de los ramos donde la situación se torna muy difícil es en la confección, donde no hay ventas y sin contratos difícilmente podrán sostenerse, ni dinero para comprar insumos y existen algunas empresas como es el caso de la suya, han reducido hasta en una tercera parte la planta productiva que todavía mantenían hace dos años.

Como ejemplo, citó que en su caso su empresa dedicada desde hace más de 20 años al ramo textil, tenía 300 empleados en su plantilla laboral y actualmente se encuentran trabajando sólo con 100 operarios.

Refirió que uno de los motivos puede ser la falta de liquidez de la gente a causa de la pandemia, pues optó por priorizar otros gastos o pagos antes que comprar un jeans o una camisa, aunque la otra posibilidad es que hubo muchos que perdieron su empleo y no existe capacidad de compra en muchas familias, por lo que el consumo de ropa se ha detenido.

Adelantó que como ve las cosas, se va a requerir “un buen rato” para ir reabriendo la economía y no estiman que pueda ser pronto como algunos ven con cierto optimismo, toda vez que existen en este momento empresas que han cerrado y otras a punto de hacerlo, por lo que han tenido que liquidar a su personal.

En ese sentido, admitió que se han llegado a negociaciones directamente con los empleados antes de ejercer los recortes del personal, encontrando en la mayoría la comprensión que la empresa no está en condiciones de ofrecer grandes liquidaciones o finiquitos, tomando lo que se les ofrece y comenzar al día siguiente a buscar otra alternativa de ingreso.

Osvaldo Juárez Hernández expuso que los cierres de este sector de la confección van más orientados a pequeñas y medianas empresas textiles, por lo que su escenario no será fácil en este último tercio del año y muchas habrán de concluir el 2020 con la cancelación de sus operación.