Encuentran cuerpo putrefacto en escuela de computación de Torreón Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Encuentran cuerpo putrefacto en escuela de computación de Torreón

Los agentes ministeriales acordonaron el área en un perímetro de 100 metros.

Encuentran cuerpo putrefacto en escuela de computación de Torreón

Torreón, Coah. - Fueron fétidos olores que delataron a un hombre sin vida, que estaba adentro de un local comercial ubicado sobre la avenida Hidalgo casi esquina con calzada Colón dentro de la Zona Centro.

Alrededor de las 10:00 de la mañana de este sábado, entraron al Sistema de Emergencia varios llamados de alerta, que solicitaban la presencia policiaca en el lugar, ya que adentro de una escuela de computación se despedía un fuerte olor a putrefacto.

Elementos de la Policía Municipal arribaron hasta el lugar y actuaron como primer respondiente, por lo que intentaron abrir la puerta y no pudieron.

El personal del Cuerpo de Bomberos, también llegó al lugar y los bomberos forzaron la puerta principal y enteraron junto con los agentes municipales.

En el interior se percataron que un hombre estaba tirado y en avanzado estado de descomposición, por lo que procedieron con la espera de las autoridades ministeriales, de la Fiscalía General de Coahuila.

El personal de Análisis Pericial, así como elementos de la Agencia Investigadora Criminal, iniciaron con las primeras investigaciones y levantaron todas las evidencias posibles para establecer cuáles serían las causas de la muerte.

Mientras que el agente del Ministerio Público de la Mesa de Homicidios, armó la carpeta de investigación y determinar si la muerte de Eduardo López de la O, de 45 años, fue de e manera natural o en efecto fue de manera violenta.

El cadáver de Eduardo fue enviado a las instalaciones de la morgue del Servicio Médico Forense, donde que, bajo las diligencias correspondiente, a través de la práctica de la necropsia de rigor.

Será el dictamen legista que determine que sucedió con Eduardo, quien al parecer era el propietario de la escuela de computación.

Los agentes ministeriales acordonaron el área en un perímetro de 100 metros con la intención que nadie ajeno estuviera cerca del lugar, ya que se podría haber contaminado la escena.