Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Mujer va al hospital con fuerte dolor abdominal; descubren que es hombre y tiene cáncer testicular

La paciente tiene apariencia y voz de mujer, así como sus senos desarrollados y genitales externos femeninos.

Foto: Archivo

INDIA.- Una mujer se presentó al hospital con un fuerte dolor abdominal y al revisarlo se percataron de que realmente es un hombre el cual presenta cáncer testicular.

La paciente tiene apariencia y voz de mujer, así como sus senos desarrollados y genitales externos femeninos. Sin embargo, al acudir a revisión médica por un fuerte dolor abdominal, los oncólogos la revisaron y se percataron que era hombre.

De acuerdo con un oncólogo que la atendió, su útero y ovarios han estado ausentes desde su nacimiento y por lo tanto no ha tenido menstruación. Una prueba de cariotipo reveló que su complemento cromosómico es XY y no XX, que se corresponde al de una mujer.

Además, los exámenes clínicos mostraron que tenía testículos dentro de su cuerpo y, al realizar una biopsia, se le diagnosticó cáncer testicular.

El doctor aseguró que los testículos de la paciente permanecían sin desarrollar, por lo que no había secreción de testosterona y sus hormonas femeninas le daban apariencia de mujer.

La paciente está casada desde hace nueve años con un hombre, con el que intentó sin éxito tener hijos. Ahora, los médicos aconsejan a la pareja que continúe "viviendo como lo han venido haciendo".

¿Cómo pasó?

Aunque esta historia pareciera imposible, es naturalmente posible. En medicina, se conoce este fenómeno como síndrome de insensibilidad a los andrógenos (SIA) o síndrome de Morris, la cual se presenta cuando una persona nace genéticamente masculina, pero tiene los rasgos físicos.

Se trata de un síndrome muy raro que ocurre en una de cada 22 mil personas. Tras examinar a la familia de la paciente, los médicos encontraron el mismo síndrome en su hermana de 28 años. Además, descubrieron que sus dos tías maternas también fueron diagnosticadas con el SIA en el pasado, por lo que estiman que se trata de una condición genética.