Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

En algunos años, los árboles ya no podrán purificar el aire

Aunque los árboles se alimentan de él, nuestra producción desmedida de dióxido de carbono podría superar su capacidad de absorberlo.

(Especial).

Estados Unidos.- Un equipo internacional dirigido por científicos de la Universidad de Stanford y la Universidad Autónoma de Barcelona encontró que la capacidad de los árboles para absorber dióxido de carbono (CO2) está en entredicho.

Aunque los científicos tienen razones para esperar que los árboles sigan absorbiendo CO2 a tasas generosas durante al menos el final del siglo, advierten que los árboles solo pueden absorber una fracción de dióxido de carbono en la atmósfera y su capacidad para hacerlo más allá de 2100 no está clara.

El autor principal del estudio, publicado en Nature Climate Change, César Terrer, señaló que "mantener los combustibles fósiles en el suelo es la mejor manera de limitar el calentamiento adicional, pero detener la deforestación y preservar los bosques para que puedan crecer más es nuestra siguiente mejor solución".

El dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero dominante que calienta la tierra, es alimento para árboles y plantas. Combinado con nutrientes como nitrógeno y fósforo, ayuda a los árboles a crecer y prosperar. Pero a medida que aumentan las concentraciones de dióxido de carbono, los árboles necesitarán nitrógeno y fósforo adicionales para equilibrar su dieta.

La cuestión de cuánto pueden absorber los árboles de dióxido de carbono adicional, dadas las limitaciones de estos otros nutrientes, es una incertidumbre crítica en la predicción del calentamiento global.

"Plantar o restaurar árboles es como poner dinero en el banco. El crecimiento adicional del dióxido de carbono es el interés que ganamos en nuestro equilibrio. Necesitamos saber lo alta que será la tasa de interés de nuestra inversión en carbono", ejemplificó el coautor Rob Jackson, profesor titular de Michelle y Kevin Douglas en Ciencias del Sistema Terrestre en Stanford.

Varios experimentos individuales, como la fumigación de bosques con niveles elevados de dióxido de carbono y el cultivo de plantas en cámaras llenas de gas, han proporcionado datos importantes, pero no hay una respuesta definitiva a nivel mundial.

Para predecir con mayor precisión la capacidad de los árboles y las plantas de secuestrar dióxido de carbono en el futuro, los investigadores sintetizaron datos de todos los experimentos de dióxido de carbono elevados realizados hasta ahora, en pastizales, matorrales, tierras de cultivo y sistemas forestales, incluidos los que los investigadores dirigieron.

Utilizando métodos estadísticos, aprendizaje automático, modelos y datos satelitales, cuantificaron cuántos nutrientes del suelo y factores climáticos limitan la capacidad de las plantas y los árboles para absorber dióxido de carbono adicional.

Basado en conjuntos de datos globales de nutrientes del suelo, también mapearon el potencial del dióxido de carbono para aumentar la cantidad y el tamaño de las plantas en el futuro, cuando las concentraciones atmosféricas del gas podrían duplicarse.

Sus resultados muestran que los niveles de dióxido de carbono esperados para fines de siglo deberían aumentar la biomasa de las plantas en un 12 por ciento, permitiendo que las plantas y los árboles almacenen más dióxido de carbono, una cantidad equivalente a seis años de emisiones actuales de combustibles fósiles.

El estudio destaca las asociaciones importantes que los árboles forjan con los microbios y los hongos del suelo para ayudarlos a absorber el nitrógeno y el fósforo adicionales que necesitan para equilibrar su ingesta adicional de dióxido de carbono. También destaca el papel crítico de los bosques tropicales, como los de la Amazonia, el Congo e Indonesia, como regiones con el mayor potencial para almacenar carbono adicional.

"Ya hemos sido testigos de la tala indiscriminada en los bosques tropicales vírgenes, que son las mayores reservas de biomasa en el planeta y podemos perder una herramienta tremendamente importante para limitar el calentamiento global", señaló Terrer.