Qué se espera Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Qué se espera

Un Minuto de Reflexión.

Mientras que el territorio nacional se encuentra con la tercera oleada de covid-19 y sus variantes, en otros países ya están con la quinta, lo cual indica que, a nuestro México lindo y querido, también van a llegar.

Es difícil pensar en que esta pandemia tenga un fin pronto y más cuando faltan muchos millones de mexicanos en ser vacunados contra esta mortal enfermedad. Países como España, ya están saliendo de la quinta oleada de infectados, todo gracias a que el 69 por ciento de la población de 47 millones de habitantes, ya fue inoculado contra el coronavirus.

En Alemania la sufrieron con la cuarta ola de la pandemia del coronavirus, en donde se informa que se ha tenido un aumento en los contagios desde el pasado mes de julio y está afectando principalmente a la población adulta-joven, entre los 35 y 59 años de edad.

Se habla que es la variante Delta la que más está afectando a los alemanes, ya que es la responsable de hasta el 99 por ciento de los contagios y el resto, se le atribuye a la variante alfa.

En Alemania está latente el riesgo de infectarse entre la población que no se ha vacunado o que tiene una sola dosis, pero se observa moderado entre aquellos que ya se aplicaron las dos inyecciones del fármaco.

Se habla de que será necesaria una tercera dosis, pero lo triste es que las vacunas que les pusieron a los adultos mayores, muy pronto empezarán a perder su eficacia y es cuando se caerá en el cuento de nunca acabar.

En México hay que estar preparados, que los contagios habrán de venir mínimo en otras dos oleadas, por lo que el gobierno federal debe de imprimirle celeridad a la vacunación.

En estos momentos ya hay muchos inoculados, algunos más con una dosis, otros están en esa etapa y los jóvenes que son a los que más está afectando la variante, son los que en últimas fechas han acudido para que les pongan esa vacuna.

No cabe duda que falta mucho camino por recorrer, que hay que acostumbrarse a vivir con el rostro semicubierto, que se deben de extremar precauciones, además de no bajar la guardia.

Ahora, la vida cotidiana continúa con semáforo en rojo, naranja, amarillo o verde y todo indica que las actividades ya nadie las puede detener. En fin, hay que cuidarse, ya que llegarán más olas de contagios.

walter.juarez@milenio.com