Por culpa de los irresponsables no tendremos vacaciones Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Vacaciones

Un Minuto de Reflexión.

Se terminan las clases escolares virtuales, los niños y jóvenes están en exámenes finales, ya se habla del inicio de las vacaciones y la incertidumbre provocada por el covid-19 continúa.

Muchos laguneros ya habían realizado sus reservaciones a distintos lugares turísticos con mucha anticipación, siendo el principal sitio el puerto de Mazatlán, mismo que se ha convertido en el preferido de quienes viven en la región lagunera, sin pensar que el coronavirus iba a cambiar todo, iba a echar abajo los planes para pasar unas bonitas vacaciones familiares.

Ahora, muchos, principalmente los jóvenes, están esperando que los sitios turísticos empiecen a abrir sus actividades para correr a las playas, para divertirse a su manera, sintiéndose que a ellos el covid-19 no les hace nada, mientras que por otro lado, muchas familias saben que salir de vacaciones, es arriesgarse, es jugar a la ruleta rusa y poder contagiarse de la terrible enfermedad mortal.

Muchos pequeños sienten que ahora no visitarán sus sitios preferidos, que si bien les va, los llevarán a algún parque de la región, pero otros ya están pensando en que seguirán encerrados en sus casas, ya que el temor de sus padres a que contraigan el virus es mayor y temen sacarlos a la calle.

Es triste, pero por culpa de muchos irresponsables, de muchos que caminan por las calles si guardar la sana distancia, así como tampoco usar cubre bocas y mucho menos se lavan las manos o de perdida se untan el gel antibacterial, el número de contagios sigue en aumento.

Es por ellos que las medidas restrictivas para no salir de casa continúan y ahora que termine el ciclo escolar virtual, pareciera que todo seguirá igual para quienes estudian, ya que la única diferencia es que ahora no tendrán que estar pegados a las computadoras, no tendrán que estar presionados ante el temor de que les falle el internet y seguir con la sana costumbre de ver televisión en familia, ver películas o los niños, estar con sus caricaturas o videojuegos.

Todo indica que el covid-19 llegó para quedarse, que no hay vacunas y cualquiera puede contraerlo en la calle, en el trabajo o en cualquier sitio al que se visite y después propagarlo.

walter.juarez@milenio.com