Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Matando la tusa

VERTEBRAL.

A ritmo de tamborazo y banda llegó una manifestación a la Presidencia Municipal de Gómez Palacio.

Los quejosos eran propietarios de bares, empleados y músicos que se dijeron afectados por la modificación al reglamento que regula los horarios de la venta de alcohol.

“Devuélvanos el after” rezaban algunas pancartas, otras más osadas querían que Marina Vitela permitiera el cierre de los antros a las cinco de la mañana para “matar la tusa”.

Finalmente es importante reconocer que la Alcaldesa dio a los inconformes una respuesta sensata y con trasfondo serio y analizado.

Ella (representando a los gomezpalatinos) no podía “salirse del huacal” porque trabaja de manera coordinada con el Mando Especial de La Laguna, es decir, un militar al frente de los esfuerzos de seguridad en la región hace sugerencias a los municipios y estados para operar de tal o cual forma los temas de violencia, crimen organizado y narcotráfico, así que aventurarse a “caminar” fuera de la línea que marca El Mando sería como jugar a la rueda de la fortuna.

Nada más hay que voltear hacia atrás, a los años entre 2008 y 2012, cuando el terrorismo se apoderó de la región hasta convertirse (principalmente Gómez Palacio) en la quinta ciudad más violenta del mundo, después de lugares como Siria y Afganistán, imagínese nada más.

Los empresarios quieren que Marina Vitela habilite alcoholímetros y elementos de la policía afuera de los bares para que la gente se vaya segura a su casa, pero no habría aparato administrativo que soportara esas medidas, tantos recursos solamente para tenerlos contentos, pues me parece que no.

La medida es simple, ajustarse a los horarios y punto, en todo el país es igual, se abre a tal hora y se cierra a tal.

De cualquier forma, Omar Castañeda fue enfático y dijo que el municipio sería inflexible en la determinación.

Me parece que ese fue un acierto de la administración de Marina Vitela, pero como en todo hay que poner puntos sobre las íes, todavía no logran manifestar si existen parientes de la propia alcaldesa y de Omar Castañeda en la nómina municipal, le cuestioné en cinco ocasiones y en las cinco me “bateó”, que se está llevando a cabo una investigación producto de una denuncia interpuesta ante la Fiscalía y por ello no podría pronunciarse, además Castañeda insistió en que se trataba de un distractor de algunos “pasquineros” para desviar la atención de los medios de comunicación, un grupo de tres personas que cobraron (supuestamente) tres millones y medio de pesos en las pasadas administraciones.

Es lo mismo que están haciendo porque mi pregunta fue directa ¿Hay nepotismo en la administración? y Omar me sacó el tema de la denuncia y de los pasquineros, total que nunca respondió.

angel.carrillo@multimedios.com