Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Autocrítica

VERTEBRAL.

Era menester ir al lugar donde ocurrió la tragedia, los alumnos retomaban sus clases y tendríamos que retratar la “forma” en la que los niños (sin violentar sus derechos) lo hacían.

Me levanté del escritorio del Telediario y fui al colegio a recabar testimonios.

¿La prensa es inoportuna? Sí, digo yo, en ocasiones, la noticia lo valía. La vi desde lejos, era Jakelinne Cruz, mi compañera del Colegio Mijares de primaria y secundaria, nos perdimos la pista hacía mucho tiempo, pero la reconocí.

Pensé que iba a responder las preguntas “medianamente” lógicas que cualquier reportero haría, pero no, se plantó y literalmente me mandó “al diablo”, estaba molesta (y no era para menos), era una mamá con sus hijas, que por su reacción se asustaron.

“Te voy a pedir que tengas respeto por los sentimientos de los niños”, me contestó”, considero que jamás le falté. Más tarde me escribió: “Ángel no me voy a disculpar simplemente hoy no fue oportuna tu cámara.

Te aprecio y por lo mismo sé que vas a comprender la situación y que no lo vas a tomar personal. Comprendo que es tu trabajo pero también espero entiendas, eran mis hijas, su colegio, su segunda casa, su entorno y sobre todo su tranquilidad.

Los padres de familia confiamos mucho en la institución y sabemos que están actuando de la mejor manera.

Ayer pedíamos al Director y a Miguel Riquelme se interviniera para que no hubiera medios de comunicación, los niños están muy sensibles y todavía recordar lo mismo.

Les afecta tanto los policías armados, los reporteros, cámaras, las sirenas, las luces y sonidos de las patrullas y ambulancias, todo eso los pone en alerta y los estresa y no les hace bien estar en medio.

Nos comentaron que no era posible, ya que ustedes estaban en la vía pública y no se les podía prohibir. Los padres de familia buscamos que su regreso al colegio fuera de la manera más pacífica y normal, como lo hacen todos los días y no ayudaron en mucho.

No sé si te diste cuenta que mis hijas me soltaron de la mano y corrieron a resguardarse al colegio y no me dio oportunidad siquiera de despedirme de ellas.

Como amiga y como madre te pido sean más empáticos y traten de respetar a los más pequeños y su entorno. Nosotros somos los adultos y como sociedad debemos proveer tranquilidad y como medios de comunicación pueden ayudar mucho en ello.

Espero me comprendas y en otra ocasión, bajo otras circunstancias será para mí un gusto saludarte”.

Te respondo Jakelinne como lo hice en el mensaje posterior, efectivamente se trata de mi trabajo y lo hice (pienso) con prudencia y respeto a los alumnos.

Me pongo en tus zapatos y sí está muy complicado lidiar con el tema, pero creo que con la sensibilidad de los habitantes de la región y siendo empáticos podríamos lograr erradicar completamente este flagelo.

Te lo dije y lo sostengo, se trata de mi labor y haciendo un ejercicio de consciencia, te doy la razón como padre de familia, un abrazo solidario.

angel.carrillo@multimedios.com