Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Andan de cabeza

Un Minuto de Reflexión.

La gente de Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, ya se prepara para elegir a su presidente a la dirigencia nacional, pero los problemas internos parece que están afectando el proceso.

Mientras que Mirolslava Sánchez Galván, diputada federal y ex dirigente estatal en Coahuila de Morena, advirtió que en caso de que la pugna interna no se resuelva a favor de Alfonso Ramírez, habrá un golpe fuerte que repercutirá en la selección de candidaturas. Sánchez Galván dijo que la actual presidenta Yeidckol Polevnsky, se dedica a escoger a gente ligada al sector empresarial, por lo que quienes tiene más tiempo de militar en el partido quedan fuera.

Sabe la diputada Miroslava Sánchez, que los estatutos marcan que nada más un 30 por ciento de los aspirantes a un cargo de elección popular, pueden ser externos a su instituto político, por lo cual en caso de que no se respete, interpondrá impugnaciones contra las candidaturas, señalando también que el "poder y el dinero", ponen en riesgo al partido.

Yeidckol Polevnsky en su visita a Torreón, pareciera que les abrió la puerta a varios integrantes de la iniciativa privada, los cuales están ligados a otros partidos y podrán contender por las diputaciones locales.

En la visita a esta ciudad de la presidenta, realmente no se vieron figuras que puedan contender, que le puedan dar fuerza y garantizar triunfos. Con Yeidckol estuvieron muchos políticos que otros partidos dejaron ir, que estaban en el abandono y que ven en Morena una oportunidad para resurgir.

La dirigente nacional sabe que Horacio Piña alcalde de Matamoros, trae una desorganización bien organizada, por lo que los habitantes de ese municipio están inconformes y no se duda que le vayan a dar la espalda a Morena.

En Madero no cantan tan mal las rancheras, en ese municipio tampoco están muy contentos los ciudadanos, por lo que se podría repetir la historia. No cabe duda que Morena anda de cabeza, que las cosas ya no les están saliendo bien y su poder de convocatoria va a la baja. El efecto López Obrador ayudó a muchos, pero ahora, ni el Chapulín Colorado podrá ayudarlos.

walter.juarez@milenio.com